Inicio Deportes extremos Free solo, la locura de escalar sin cuerdas 🧗‍♀️

Free solo, la locura de escalar sin cuerdas 🧗‍♀️

“Free solo”: historia de una obsesión y de una hazaña al borde de la muerte

El mejor documental, la pelicula  ganadora del Oscar, cuenta la extraordinaria aventura de Alexander Honnold, quien escaló los 900 metros de la formación rocosa El Capitán en el valle de Yosemite, Estados Unidos, sostenido apenas por sus manos y sus pies, esta hazaña de estra a miles de metros, apenas con sus manos y pies, lejos de llevar arnés o métodos de anclajes, el escala así, aunque nos de miedo, son pasos estudiados.

[icon name=”heartbeat” class=”” unprefixed_class=””] La pelicula ya se puede ver en todo el mundo y en diversos horarios en el canal Nat Geo. 🧗‍♀️

 

La película ganadora del Oscar al mejor documental, Free Solo, rinde tributo a una hazaña extraordinaria y disparatada: la de escalar los 900 metros verticales de la formación rocosa El Capitán, en el valle de Yosemite, con la sola ayuda de la propia fuerza, sin ningún elemento extra como cuerdas, tipos de arnés, elementos de fijación, o de protección. Esa forma de escalar es la que se conoce como “free solo”. El autor de la hazaña es Alex Honnold, un personaje excéntrico, estudian su cerebro, los científicos para entender como desarrolla esta virtud de no sentir miedo. Para describir el nivel de la hazaña de Honnold, un escalador dice en la película: “es como ganar la medalla de oro en los Juego Olímpicos, sólo que si no la ganás, te morís”.

Yosemite es un parque nacional a unos 300 km al este de San Francisco, en el estado de California. Se trata de un valle del cual surgen formaciones graníticas gigantes, provocadas hace milenios por los glaciares, con las paredes que caen imponentes y verticales, aparentemente lisas, sin vegetación ni transiciones horizontales como para poder ser transitadas. A simple vista resulta absolutamente imposible subir por esas murallas, mucho menos sin ningún tipo de equipamiento. Es, seguramente, esa imposibilidad la que ha hecho que el hombre –algunos hombres—quisieran hacerlo. El desafío, además, parece sin sentido, pero es llegar a la cima de manera distinta, con la fuerza del cuerpo, y nada más. Una empresa difícil, riesgosísima y sin beneficios: ¿quién puede resistirse a semejante reto? Todas las personas normales, algo que evidentemente Alex Honnold no es.

Como en todo documental que registra un hecho fuera de lo común, la pregunta de rigor es: ¿dónde está la cámara, quién la maneja, cómo afecta el comportamiento de quienes están siendo filmados?

Free Solo cuenta al mismo tiempo la historia de una obsesión, la personalidad maníaca y algo extraviada de su protagonista y el hecho final de intentar escalar El Capitán sin cuerdas. Como en todo documental que registra un hecho fuera de lo común, la pregunta de rigor es: ¿dónde está la cámara, quién la maneja, cómo afecta el comportamiento de quienes están siendo filmados? Todas esas preguntas son expuestas y contestadas en la película.

Según se narra en esta película, la forma de escalar era tan importante como el hecho de llegar hasta la cima sin matarse, y la ética de la escalada determinaba su estética. No es lo mismo subir por la ladera más fácil que por la más riesgosa, no es lo mismo preparar el camino con una serie de clavijas que quedan clavadas en la roca que hacerlo minimizando los objetos utilizados. La evolución de las formas que muestra Valley Uprising culmina, como no podría ser de otra manera, con el ascetismo activo de Alex Honnold, quien cierra el documental entre elogios de sus colegas, aunque esta película sea previa a su ascenso a El Capitán. En el desarrollo del documental se suceden anécdotas desopilantes (la del avión cargado de marihuana que se accidenta y se hunde en un lago del parque es insuperable), borracheras, consumo de drogas, persecuciones con las autoridades, etc. En un clima de comedia y épica, Valley Uprising cuenta una historia apasionante con gracia y ritmo.

 

Hay otra película disponible en Netflix que utiliza imágenes de Alex Honnold escalando. Se trata de Mountain, una exposición algo solemne de imágenes de montañas acompañadas de música instrumental y un texto leído por el actor Willem Dafoe. A Mountain –típico producto que cruza el montañismo con la posibilidad de filmar desde ángulos imposibles con drones—le falta lo que a Free Solo y a Valley Uprising le sobra: la dimensión humana de la conquista. Sin embargo, un dato que aparece apenas comenzada la película (mientras muestra a Alex escalando en la inmensidad vertical de un ascenso sin cuerdas) da la clave respecto de para qué una persona arriesgaría su vida en una empresa tan perfectamente extraña. El texto de Mountain dice: “Hace sólo tres siglos, salir a escalar una montaña hubiera sido considerado un acto de locura”. Efectivamente, el montañismo no existe desde siempre sino a partir de un determinado momento. Más allá de casos aislados y de conquistas militares, el hombre evitaba a las montañas, a las que consideraba un lugar peligroso y más allá de sus posibilidades.

Quizas también te interese Tragedia en Nanga Parbat

 
 

Dejanos tu comentario