Un hacker argentino de tan solo 19 años se puede jactar de tener la vida resuelta al haberse convertido en el hacker de sombrero blanco millonario más joven por su capacidad de detectar errores de seguridad en los sistemas de las compañías.

Hackers éticos

El término sombrero blanco en Internet se refiere a un hacker (o pirata informático) ético, o un experto de seguridad informática, quien se especializa en pruebas de penetración y en otras metodologías para asegurar la seguridad de los sistemas informáticos de una organización. También se refiere a hackers que no son agresivos.

Un hacker ético es un término inventado por IBM. Es utilizado para diferenciar a los piratas informáticos que actúan sin malicia de los que sí, los cuales son más conocidos como crackers o hackers de sombrero negro. Según reportan medios especializados, uno de estos nerds programadores (con principios éticos, eso sí) puede llegar a ganar entre 50 y 200 mil dólares por los errores que encuentran, dependiendo de la magnitud del bug.

View this post on Instagram

🔙⛱

A post shared by Santiago Lopez 👑 (@santilopez_0) on

Es por ello que, cual si se tratara de la recompensa para la captura de delincuentes, las gigantes tecnológicas como Apple, Google, Qualcomm y otros gigantes tecnológicos cuentan con grandes sumas para alentar a los sombreros blancos a que les ayuden a descubrir los fallos. Estos, de ser descubiertos por hackers siniestros, pueden ocasionar filtraciones masivas de datos privados hasta robos de millones de dólares, lo que repercute directamente en la reputación de las compañías y la seguridad de sus clientes.

La historia de Santiago

Según reportó la BBC de Londres, el argentino ganó su primera recompensa desde los 16 años. Al momento, de acuerdo al informe, el argentino ya halló más de 1.600 de fallos informáticos. Con todo este récord, López amasó una fortuna, gracias a ganar 40 veces el salario del promedio anual en Argentina.

Lopez indicó al medio británico que ayudó a Twitter, Verizon, y hasta al gobierno de Estados Unidos. Cree que su trabajo “mejora internet”, en tanto que “descubrir bugs hace el Internet más seguro”. El joven, que trabaja para la firma de San Francisco HackerOne desde 2015, se toma 7 horas diarias a rastrear vacíos de seguridad.

View this post on Instagram

🔝

A post shared by Santiago Lopez 👑 (@santilopez_0) on

De acuerdo a López, empezó a dedicarse a su labor desde que vio la película Hackers. Gracias a esta se inspiró y buscó tutoriales por Google y YouTube para aprender a hackear. En Buenos Aires, cuenta, prefiere pasar desapercibido y ser uno más, mientras que el gran sueño de su vida aún no está consumado. López espera tener una empresa internacional de hackers éticos y ser reconocido en todo el mundo.

Ciberdelitos, a la orden del día

El 2018, se reportó un hackeo a la NASA. De acuerdo a un reporte interno de la agencia espacial fechado con 23 de octubre, la información de uno de los servidores que contenía números de la Seguridad Social y otros datos de los empleados actuales y anteriores de la NASA fue comprometida. Por suerte, la filtración solo habría afectado a la información personal y no a alguno de los departamentos con información sensible de alguna de las misiones en otros planetas, como la sonda Parker, o la sonda InSight que recientemente llegó a Marte.

Dejanos tu comentario