“Las dos caras del fracking.”

Para los defensores, se trata de una técnica que da respuesta a la creciente demanda de energía.  Sus oponentes lo consideran un riesgo muy grave para la salud y el medioambiente: el fracking, para algunos la línea perfeccionada, de un sistema de extracción de combustibles, de forma rápida y económica.

El fin es extraer gas de esquisto mediante fracturación hidráulica, lo cual tuvo gran repercusión en Estados Unidos, a tal punto que este país podría llegar a la autosuficiencia energética en 2035, según la Agencia Internacional de Energía. No es un dato menor.

 Vemos que el fracking está generando protestas, no sólo en EE.UU. sino en otras naciones como el Reino Unido y Argentina, y está prohibido en Francia y en el propio estado de Nueva York, en Bulgaria y algunas partes de Europa, tienen restricción.

¿Qué es el fracking?

La fracturación hidráulica o fracking es una técnica que permite extraer el llamado gas de esquisto, este es un tipo de hidrocarburo no convencional que se encuentra literalmente atrapado en capas de roca, a gran profundidad. 

Se trabaja a través de perforaciones que llegan hasta la roca de esquisto, se inyecta agua con aditivos químicos a alta presión y arena para fracturar la roca y liberar el gas, metano. Cuando el gas comienza a fluir de regreso lo hace con parte del fluido inyectado a alta presión.

En el yacimiento de Vaca Muerta se explotan hidrocarburos “no convencionales”. Se los denomina así porque el petróleo y el gas están atrapados dentro formaciones que no tienen la permeabilidad suficiente para utilizar los métodos tradicionales. Buscaron el método, desde el año 1940 se conocía esta práctica que le permitiría esta extracción, debió sufrir perfeccionamiento.fracking

Contrario a lo que se cree, las reservas no suelen estar alojadas en grandes cavernas subterráneas sino en formaciones de rocas sedimentarias (por lo general arena o caliza, cuyos agujeros (formaciones naturales) que están interconectados y gracias a estos, sucede que el contenido fluye a través de la roca. Esta particularidad, conocida como permeabilidad, permite perforar en un punto y desde allí acceder a todos los hidrocarburos.

La fractura hidráulica o fracking, consiste en aumentar la permeabilidad de la formación permitiendo que los hidrocarburos migren, por lo tanto aparece como la solución a este problema. Al igual que con el método tradicional, se comienza por excavar un pozo vertical, y a partir de allí, se extienden perforaciones horizontales, por donde se inyecta a presión una mezcla de agua, arena y químicos que fractura la roca liberando el gas y el petróleo que antes resultaba inaccesible. Los químicos ayudan a la liberación de las sustancias, mientras que la arena cumple la función de rellenar las grietas y apuntalar las cavidades para que no se cierren.

Uno de los puntos importantes, que defienden algunos profesionales, como geólogos, en controversia con los ambientalistas, es que los acuíferos se encuentran antes de los 300 metros de profundidad, y el pozo vertical que se utiliza, supera los 3500 metros, de modo que los químicos no tendrían contacto con el agua de los emblemáticos acuíferos.

La fracturación hidráulica no es nueva. Inglaterra la utiliza desde la década del 50. Pero sólo recientemente el avance de la tecnología y la perforación horizontal permitió la expansión a gran escala del fracking, especialmente en EE.UU., para explotar hidrocarburos no convencionales.

¿Cuál es la diferencia entre hidrocarburos convencionales y no convencionales?

En el caso de los hidrocarburos convencionales, “el gas ha migrado desde la roca a una trampa petrolífera y una vez que ésta es perforada, los hidrocarburos suben a la superficie porque están a presión.”

“Ésta es la situación normal que hay en el Golfo de México, Venezuela y el Mar del Norte”.

Pero en el caso de los hidrocarburos no convencionales como el gas de esquisto, el gas no ha migrado a un reservorio y para extraerlo es necesario fracturar la roca.

¿Cuáles son los riesgos?

Los oponentes del fracking apuntan entre sus principales riesgos la posible contaminación del agua tanto por aditivos químicos, como por fugas de metano, el gas que se extrae de la roca de esquisto, y la ocurrencia de sismos.

En los informes de 2012, la Academia de Ciencias del Reino Unido, la Royal Society, señaló que los riesgos para la salud, la seguridad y el medio ambiente “pueden ser manejados en forma efectiva en el Reino Unido siempre y cuando se implementen las mejores prácticas operacionales, que deben ser aplicadas y monitoreadas”, según explicó a BBC Mundo uno de los autores del informe, Richard Selley, profesor emérito de geología del petróleo en Imperial College en Londres.

Imaginemos qué si en Reino Unido, dan por sentado que, si no es monitoreado y se aplican las mejoras operacionales, el sistema de fractura hidráulica o fracking puede fallar, pensemos que puede pasar en Mendoza, donde las empresas que tercerizan este trabajo, responden a intereses extranjeros, quién prestará atención absoluta, al daño ocasionado, a los posibles riesgos, si EEUU. cometió los primeros errores, contaminando los acuíferos, por no reforzar las camisas de los caños, que tuvieron fugas de gases, antes de los 300 m de profundidad, contaminando así los acuíferos sin lugar a dudas.

Con respecto a la toxicidad potencial de las aguas residuales, es difícil de evaluar debido a que muchos aditivos químicos usados en el fluido de fracturación hidráulica son secreto comercial no divulgado.

 En el caso de Vaca Muerta, sector de nuestro país, representa hoy una etapa de fuerte inversión. El boom del momento. Con las nuevas inversiones el yacimiento no convencional de gas y petróleo más importante del planeta (aquí en Argentina) promete alcanzar las metas que se soñaban para él en el principio cuando era todavía “apenas” un “paper” del departamento de Energía de los Estados Unidos, pero aclarando la verdad, como nos compete, se trata de metas económicas, sólo para llenar los bolsillos de las multinacionales, que hasta hoy no proponen alguna política de reforestación, obra hídrica, o algo que mitigue en un mínimo porcentaje el daño que provocarán.

Invierten las empresas extranjeras, sin preguntarle al pueblo si está dispuesto, sin volcar ni un solo peso en Añelo, región cercana a Vaca Muerta, por ejemplo, donde la mayoría de sus habitantes ganan sueldos que ni se comparan con los petroleros, pero si se habla de la construcción de un posible shopping, cuando sus habitantes solicitaban hace años un hospital.

Sabemos, claro hace cinco años YPF y Chevron firmaron el muy discutido acuerdo por US$ 1240 millones para la explotación de una “pequeña” fracción 395 kilómetros cuadrados. El yacimiento comienza a despertarse de su letargo. Si durante 2017 las inversiones superaron los US$ 4500 se estima que en 2018 podrían alcanzar los US$ 15.000 millones. Las compañías YPF, Total, Pan American Energy, Chevron, Shell y Dow ya han comprometido esta cifra en proyectos conjuntos, tal vez una vez más sin la participación del pueblo argentino, se descarta el diálogo, y se procede de acuerdo a los resultados económicos.

Qué podemos esperar de una provincia que no tuvo voz ni voto, en el acuerdo de realizar esta práctica, hoy están en análisis los pros y los contras en todo el mundo, no ha tenido la suficiente planificación y análisis de costos a futuro, la mirada sobre el impacto ambiental ha sido manipulado por personas, que garantizan la realización de esta práctica cueste, lo que cueste.

Es importante desarrollar el espíritu crítico en nostros, en los ciudadanos de Mendoza, te dejo un pensamiento futurista y centrado del español; Domingo Jiménez, presidente de la Fundación Renovables, cree que el fracking, así como el resto de tecnologías basadas en combustibles fósiles, están condenadas a la obsolescencia: “El fracking es el colmo de la locura de los combustibles fósiles, porque supone usar técnicas agresivas para obtener algo que debemos abandonar totalmente. La edad de los combustibles fósiles se ha acabado, pero no porque se haya acabado el petróleo, sino porque hay una alternativa mejor”.

https://www.lamarea.com/2017/04/18/radiografia-del-fracking-una-tecnica-se-resiste-morir/

fracking

 

 

 

Dejanos tu comentario